¿Pensabas que la cama con dosel era un modelo demasiado clásico? ¡Pues la sorpresa que te llevarás cuando veas que se ha convertido en un hito para la decoración interior de hoy!

Pese a su encanto delicado y clásico, este diseño se adapta sorprendentemente bien a ambientes contemporáneos, ofreciéndole un toque refinado a tu dormitorio.

La encuentras disponible en una gran cantidad de estilos y materiales, entre los cuales destacamos particularmente los modelos de forja. Estos pueden adornarse con bonitas cortinas que destacarán tu mueble sin sobrecargar el ambiente.

Definitivamente un elemento cada vez más relevante en los dormitorios. ¿Será acaso lo que necesitas?

 

La cama con dosel en la historia

 

La cama con dosel aparece por primera vez a finales del siglo XV  en algunos de los países más desarrollados de Europa. Al principio, se trataba de un elemento más funcional que decorativo, pues protegía del frío y solo se encontraba en casas de las familias más ricas. Funcionaba, a la par, como símbolo de distinción entre los señores y sus sirvientes.

Se puede decir, entonces, que la historia alrededor de este mueble ocurrió siempre en la misma habitación.

 Con el paso de los años fue adquiriendo más popularidad entre la nobleza. Se adornaba con preciosas maderas talladas y pesadas telas bordadas en las cuales aparecía el escudo de la familia.

Con frecuencia situada en el centro del dormitorio, la cama con dosel se convirtió en un elemento indispensable dentro de los círculos más ricos a partir del siglo XVII. Desde ese momento, la estética se antepuso a su función práctica.

 

Un símbolo especialmente renacentista

 

Durante la época del Renacimiento, especialmente, los muebles finos representaron un verdadero símbolo de prestigio. La cama con dosel se convirtió en una obra de arte acompañada por esas columnas de madera decoradas y las preciosas telas cuidadosamente elegidas.

Estas camas funcionaban como asiento para los invitados a las reuniones sociales de la época, pues estas solían tener lugar, principalmente, en los dormitorios. Por el contrario, el diseño de las camas destinadas al descanso era mucho más sencillo.

La cama con dosel hoy en día ha encontrado por fin el equilibrio entre la funcionalidad y la estética. Con o sin cortinas, con o sin estructura, se adapta a nuestro estilo de vida contemporáneo, aunque ello suponga cambiar su diseño clásico por uno mucho más adecuado los ambientes actuales.

Esto, por supuesto, demuestra su versatilidad.

 

 

Dormitorio en el museo de Leonardo Da Vinci

 

 

1. Un escudo que protege tu sueño

 

En algunas culturas se habla sobre la existencia del Chi, una corriente energética que gobierna el mundo que nos rodea. Esta atraviesa puertas y ventanas y circula con libertad, influyendo en nuestra vitalidad, la calidad de nuestro sueño y, por extensión, en toda nuestra vida.

De acuerdo con esa creencia, el Feng Shui te aconseja colocar ciertas piezas de tu mobiliario de acuerdo a una determinada orientación. Esto para respetar el Chi y no contrarrestar sus beneficios.

 

Un escudo que protege tu sueño

 

¿Y qué ocurre si te es imposible alienar la posición de tu cama con esta corriente energética?

Una cama con dosel es una excelente alternativa. Su elaborada estructura y sus cortinas funcionan como un escudo protector para ti y tu sueño. De esta manera,  las influencia del Chi se mantendrá lejos de tu sueño.

¿Será esto lo que necesitabas para poder descansar a gusto? No lo dudes, haz de tu dormitorio tu propia coraza personal. Combina este armonioso ambiente con una cómoda de colores suaves, una bonita alfombra de pelo mullido y una lámpara de mesa para una iluminación difusa.

Puede que en sus inicios la cama con dosel naciera asociada al mundo de las princesas, pero hoy vemos cómo se adapta, en realidad, a todos los ambientes.

 

2. Un mueble adecuado para todas las habitaciones

 

Claramente, el tamaño de tu cama con dosel será el criterio principal que determinará el modelo que elijas para tu dormitorio.

Recuerda dejar aproximadamente 50 cm entre la parte superior de las columnas y el techo. De esta manera evitarás la sensación de asfixia.

 

 

Asegúrate, además, que tu habitación es lo suficientemente grande para colocar otros muebles. Quizás un cómodo sillón o tu mesita de noche preferida. 

¡No permitas que tu cama con dosel se quede sola!

Además, te recomendamos optar por la forja artesanal en vez de la madera, una opción mucho más aireada.

No obstante, ten en cuenta que una cama con dosel también puede encajar a la perfección en habitaciones pequeñas. Su alta estructura dará una sensación de grandeza a tu habitación a través del efecto de trampantojo.

¡Una opción inteligente!

 

3. Un símbolo de ligereza

 

Las cortinas gruesas son el perfecto complemento para una habitación fría, por lo cual te animamos a escoger modelos más ligeros para tu habitación. Colores lisos o finamente bordadas, vestirán con delicadeza a tu cama y sus cuatro postes. ¡Ahí tienes el toque estético que echabas en falta para tu conjunto!

 

 

Tanto cálidas como sobrias, las cortinas son complementos que no pertenecen a ningún estilo decorativo en particular. Eso es lo que les permite adecuarse a tu decoración con facilidad.

¡Todo es posible!

Evalúa las posibilidades de incluir el dosel de acuerdo con las características de tu habitación. Recuerda que es importante que no sobrecargues el ambiente.

 

4. La forja: un material indestructible

 

Una combinación agradable con cortinas blancas y una cómoda de estilo rústico. O quizás un modelo de forja cuidadosamente trabajada, acompañada por un cuadro retroiluminado, dos elementos entre los cuales se creará un llamativo contraste.

Del hierro forjado apreciamos tanto su resistencia como el ahorro de espacio que nos proporciona en muebles como la cama con dosel. La forja, generalmente más delgada y elegante, devuelve a la cama con dosel las características de su diseño original.

Autenticidad, ligereza y elegancia. ¿No crees que esos son los tres principios de la cama con dosel?

 

 

Apuesta por la combinación perfecta complementando tu cama con dosel con un bonito cabecero de forja. Ideal para adornar tus muebles y reforzar esa sensación de coraza que te aísla un poco más del resto de la habitación.

 

5. Una cama con dosel para todos los estilos

 

Como ya hemos mencionado antes, la cama con dosel está disponible en una gran cantidad de materiales y se la puede apreciar en ambientes muy diferentes. Una habitación colonial, un ambiente de decoración industrial o provenzal… hasta en el estilo retro-chic, ¿por qué no?

Para los ambientes decorativos de estilo escandinavo funciona mejor la madera blanca, mientras que en un interior provenzal la cama con dosel de forja se acomodará perfectamente. Compleméntala con una bonita cortina de muselina.

 

 

Si piensas que este modelo es inaccesible o reservado para ciertos tipos de interior en particular cometes una gran equivocación.

Aunque no pierda por completo su connotación como un mueble de la nobleza, hoy en día se ajusta a todos los presupuestos. Indaga un poco y te aseguramos que encontrarás el modelo ideal.

 

6. ¿Una cama con dosel personalizada?

 

¡Que tu cama con dosel tenga tu marca personal!

Hay quienes crean su propio diseño desde cero, colgando cortinas de colores de una viga sobrepuesta encima de su cama. Otros prefieren una cama con dosel colocada contra la pared y optan por resaltar su estructura pintando el marco de otro color.

Una técnica ideal para que de la sensación de un cabecero gigante.

También, existen quienes prescinden de las tradicionales cortinas. Esto da al estilo de los muebles un aire totalmente contemporáneo y ofrece nuevas funciones a las columnas.

¡Anímate a explotar tu creatividad! Seguramente no te falten ideas.