Se acercan las tormentas de verano y el paraguas es tu compañero ideal. A veces tienes la mala costumbre de dejarlo tirado en la puerta o de correr hacia el baño y olvidártelo en bañera. ¡Y las consecuencias son aquellas marcas de agua sobre el suelo que no terminan de desaparecer! Definitivamente, necesitas elegir un paragüero.

Ahora bien, la elección no está resultando nada fácil. Por supuesto que el tamaño y diseño con importantes para tu decisión, pero no es lo único en lo que debes pensar. Echa un ojo a los criterios que te presentamos hoy para hacer de tu paragüero un complemento indispensable de tu entrada.

 

El tamaño y las dimensiones

 

¡Por supuesto que el tamaño de tu paraguas condiciona el de tu paragüero! Sin embargo, te recomendamos que al elegir un paragüero optes por uno cuya altura mínima sea de 45 cm, de manera que puedas guardar uno o varios paraguas cuando lo necesites.

Son muy comunes los diseños de paragüero cuadrados, pues quedan muy bien y te brindan estabilidad. Pero no te prives de adquirir otras formas más atrevidas que harán de tu decoración práctica y maravillosa.

 

El tamaño y las dimensiones

 

Por supuesto, las dimensiones del espacio en el que coloques tu futuro mueble también deberán ser tomadas en cuenta. Asegúrate de que tu paragüero encaja en ese rincón entre la pared y la puerta, de manera que se integre en tu interior pero sin dejar de destacar.

Sabemos que elegirás el modelo ideal, ese que todos tus invitados notarán al ingresar a tu hogar.

 

El material de diseño

 

El precio y la versatilidad de los paragüeros de plástico es una tentación. No obstante, debes tener en cuenta que este tipo de material es, en realidad, el menos estético para la decoración de tu entrada. Además, es bastante ligero, lo que suele suponer una desventaja en términos de estabilidad.

Sin duda, será mucho más acertado que optes por elegir un paragüero de metal. Diseños y fabricación de paragueros en forja o en acero inoxidables, estos son mucho más resistentes y duraderos. ¡Y están disponibles en varios colores!

 

El material de diseño

 

Mucho más pesado que otros materiales es capaz de resistir varios paraguas sobre él sin temor a que se caiga. Sin embargo, asegúrate de que la parte que tiene contacto con el suelo esté cubierta. No queremos que el parqué de tu suelo se vea dañado por feos arañazos.

Otros materiales aún más raros son la madera o el mimbre, especialmente apreciados por su toque natural y elegante. Si en tu conciencia está el cuidado del medioambiente, esta es una opción que te animamos a considerar.

 

¡Bravo por el hierro forjado!

 

Gracias a su aspecto atemporal, la forja te garantiza que tu paragüero jamás pasará de moda. Estable y elegante a primera vista, cada vez son más los diseños que se alejan del acabado rústico y se presentan en gran cantidad de formas, estilos y colores.

Desde los modelos más sencillos hasta los más elaborados, opciones no te faltarán para encontrar el modelo que necesitas y que se adapta a tu espacio y gusto.

 

El diseño y la estética

 

Cuando eliges un paragüero por su funcionalidad, es posible que dudes a la hora de tener que escoger entre dos estilos bien definidos.

Primero, debes recordar que tu nuevo paragüero será una de las primeras cosas que verás al entrar a casa y una de las últimas al salir.

Por lo tanto, es imposible evadir que combine con el resto de tu decoración.

Un ambiente clásico o contemporáneo, líneas bien definidas o una auténtica fantasía… Deja que el diseño de tu paragüero se integre y destaque en la decoración de tu recibidor. Así tus invitados sabrán cuánta atención prestas a los detalles.

Un diseño minimalista

 

Una bonita base circular y una delicada curva de hierro como forma de soporte con un acabado en espiral… Es todo lo que necesitas para tus paraguas.

 

 

Este modelo seguro te convencerá por sus líneas suaves y su capacidad de adaptación a los espacios más pequeños sin saturarlos.

¡Elige entre una amplia gama de colores y déjate tentar!

 

Un diseño geométrico

 

Con una apariencia que emula ligeramente al arte oriental, este paragüero de hierro elaborado artesanalmente te transportará a otros mundos.

 

 

Una estructura alta y una base cuadrada que a primera vista te ofrecen estabilidad, a la vez que sus pequeñas patas redondas evitan que se dañe tu suelo. Sus delicados detalles se combinan perfectamente con un espejo o una lámpara de techo contemporánea. Deléitate con los efectos de luz que se producirán en tu techo y paredes utilizando la sombra de los diseños.

 

Un modelo redondo

 

Aunque algo más rústico en su forma y acabado, este paragüero redondo casará perfecto entre tu puerta de entrada y un mueble.

 

 

Su alta estructura te permitirá acomodar con facilidad tus paraguas más grandes. A su vez, los diseños florales de este modelo se adecuarán perfectamente a decoraciones de estilo rústico o campestre.

 

Un modelo refinado

 

En este diseño se combina la estabilidad de una base rectangular con la apariencia refinada de un paragüero minimalista. Muy práctico, pues cuenta con anillos para sostener hasta cuatro paraguas perfectamente erguidos.

 

 

Además, pese a que este diseño cuenta con una bandeja ligeramente grande, compensa con las delgadas líneas de hierro, las cuales dejan al modelo respirar propiamente. Observa cómo este mueble adorna la parte inferior de tu pared y compleméntalo, decorando a la altura de los ojos con un bonito cuadro decorativo.

 

Los colores

 

Los colores de paragüeros más comunes que encuentras en el mercado a la hora de elegir un paragüero son el blanco, el negro o el color original del material utilizado. Esto hace que sea un complemento versátil capaz de encajar en todo tipo de interiores.

De hecho, la originalidad de los diseños reside principalmente en sus formas y acabados.

No obstante, también es posible que encuentres el modelo de paragüero que habías imaginado y en un color totalmente único si lo deseas. Dale un toque de color que resalte en medio de un entorno más neutro o añade excentricidad a tu espacio.

Las posibilidades para la selección de colores son ilimitadas.

 

Las funciones

 

¿Puedo elegir un paragüero que tenga más de una función? ¡Claro que sí! Todo diseño ha sido pensado para hacer de este tipo de accesorio un complemento inteligente que simplificará tu rutina diaria.

A nuestra mente vienen, por ejemplo, aquellos diseños cuya base absorbente evita que el agua de la lluvia se escurra por el suelo, previendo así su deterioro paulatino.

O bien, diseños con pequeños ganchos de los que cuelgas paraguas plegables. Todo dependerá del modelo que elijas, pues también podrías aprovechar y colgar en ellos otro tipo de accesorios.

Pequeños complementos decorativos que se convierten rápidamente en objetos prácticos e indispensables. ¡Y responden no solo a tus gustos sino también a tus necesidades!

 

¿Qué tipo de mantenimiento debo dar a mi paragüero?

 

Tanto para los modelos de plástico como los de madera, podrás utilizar un paño de microfibra que te ayude a eliminar el polvo.

Pasa de tanto en tanto un trapo con un poco de agua tibia y jabón para eliminar aquellas marcas en el plástico que se forman a raíz del contacto diario con paraguas mojados. Usa ocasionalmente cera o productos especiales para el pulido de la madera que te ayuden a mantener el buen aspecto de tus muebles por mucho tiempo.

En el caso de los paragüeros de forja, el mantenimiento es igualmente simple. Solo debes añadir al paño con el que remueves diariamente el polvo, una mezcla de agua caliente y jabón para una limpieza más profunda. Recuerda que es mejor que seques tus muebles mano antes de que estos lo hagan automáticamente por el sol.

Práctico, elegante y capaz de adaptarse perfectamente a tu decoración interior. Demás está decir que tu nuevo paragüero te acompañará en el calor de tu hogar por muchos, muchos años más.