¿Redescubrir el placer de la decoración interior en estos tiempos tan difíciles? Parece una buena idea.

Si bien el confinamiento no es ya tan riguroso como antes, tanto el toque de queda como las restricciones a los restaurantes y actividades culturales siguen suponiendo un freno para nuestras salidas. Y es entonces cuando se nos presenta la oportunidad de quedarnos en casa.

Desde hace más un de un año que nos hemos visto obligados a pasar más tiempo del habitual entre estas cuatro paredes a las que ya casi no prestamos atención… ¿No piensas que es hora de dar un cambio de aire a nuestro ambiente? ¿Qué tal si por fin aprovechas para hacer eso que llevabas mucho tiempo posponiendo? Ordenar, limpiar, reinventar ese hogar al que a veces le falta calidez y serenidad. Aquí es donde explotarás todo tu potencial para convertir el interior de tu hogar en ese refugio tranquilo y seguro que tanto necesitas.

 

 

Transformando el interior de mi casa en un verdadero lugar para vivir

 

 

Todo parece indicar que la situación actual con la pandemia ha tenido repercusión tanto en nuestro negocio como en nuestra rutina diaria. Una de ellas es que nuestras prioridades han cambiado. La familia, el bienestar y los pequeños placeres de la vida cotidiana vuelven a tener un lugar importante en nuestra vida. Y es en el corazón de nuestro hogar donde todo esto sucede.

Replantearte la decoración interior de tu hogar en lo que respecta a colores, mobiliario y accesorios es una buena manera de materializar tu personalidad y de lograr un ambiente que te refleje. ¡Y aún más!

También te permite crear un espacio potencial para intercambiar y compartir experiencias. El lugar en el que vivimos debe contar con todas las comodidades necesarias para nuestro entretenimiento.

 

 

Un lindo salón comedor con cocina abierta

 

 

¿Una de las habitaciones principales? ¡El salón comedor, por supuesto!

Ha llegado la hora de que definas y crees un espacio para vivir en el que te sea fácil realizar todas tus actividades. Escoge un bonito sofá de mimbre o de forja y compleméntalo con manta y cojines que lo hagan suave y cómodo. Combínalo, además, con una mesa de centro a juego con el resto de tu decoración; rectangular, redonda o con extensiones, sobre la cual situarás tus juegos de mesa o aquellos improvisados aperitivos para tus invitados.

Agrégale a este conjunto una lámpara de techo que distribuya una suave luz sobre tus nuevos muebles. ¡Y ya lo tienes! Ideas simples que puestas en práctica te permiten crear ese espacio que tanto echabas en falta. Ahora ya puedes repetir el mismo proceso con las demás habitaciones de tu casa.

 

 

Creando espacios de trabajo flexibles y compartidos

 

 

La decoración interior, ante las circunstancias actuales, se basa, esencialmente, en el diseño de espacios flexibles.

Nuestro objetivo es poder reunirnos para comer, jugar o ver una buena película en un mismo lugar. Ello implica hacernos con una gran mesa de comedor  o un mueble aparador en el que podamos guardar todo lo que necesitemos para nuestras diferentes actividades.

Por supuesto, también queremos este espacio por la oportunidad de estar solos cuando sea necesario y por ello es fundamental que cada quien tenga su propio espacio privado. Que esto no te impida, no obstante, adquirir un bonito tragaluz o aberturas entre cada habitación, de manera que las separaciones entre un espacio y otro sean más claras y disimuladas.

 

 

Creando espacios de trabajo flexibles y compartidos

 

 

Y ya que el teletrabajo está en su momento cúspide, te recomendamos apostar por espacios flexibles y cómodos en los que puedan albergar tanto tus momentos familiares como reuniones de trabajo. Bien puede ser el dormitorio, salón o incluso el recibidor, si las medidas te lo permiten. Lo más importante es que el cambio que vayas a implementar simplifique tu rutina diaria y las distintas tareas que debes realizar.

 

 

Priorizando la entrada del exterior en tu hogar

 

 

Otra de las consecuencias del confinamiento es la gran necesidad que sentimos por la naturaleza y el poder movernos libremente al aire libre. Además, cabe mencionar que los habitantes del campo han experimentado la situación de manera muy diferente a quienes se encuentran confinados en las zonas urbanas.

Lo más seguro es que las casas del futuro estén equipadas con grandes ventanales y tragaluz que traigan al exterior a la decoración interior de tu hogar. Por ello te recomendamos elegir cortinas delgadas entre las cuales la luz se filtre sin enmascararse. Y acompaña este ambiente iluminado con plantas y complementos decorativos que puedas distribuir sobre una pared o colgar en diferentes puntos estratégicos de tu cocina.

 

 

Priorizando la entrada del exterior en tu hogar

 

De hecho, en los últimos años hasta el espacio exterior más pequeño se considera como una habitación más de la casa y, por lo tanto, debe amueblarse como tal. Un césped artificial y un bonito suelo de madera son ahora imprescindibles, así como los muebles de jardín, los columpios exteriores y los grandes espejos decorativos que permiten que la luz se refleje hasta en los espacios más pequeños.  

 

 

¿Cómo puedo renovar el interior de mi hogar con un bajo presupuesto?

 

¡Por supuesto que puedes embarcarte en un proyecto de decoración interior con un límite de gastos bastante ajustado! Después de todo, las circunstancias económicas actuales lo ameritan.

Para las paredes, te recomendamos tonos claros y un fondo que deje lugar para una decoración de estilo minimalista. Si lo que buscas es añadir un poco de carácter, puedes jugar con patrones y texturas que destaquen el interior de tu hogar.

Y si tienes tiempo, ¡mejor aún! Arremángate y anímate a entrar en el mundo del bricolaje con tus propias creaciones. Así te aseguras de que sean 100% originales.

¡Comencemos!

 

Repintando una de mis paredes

 

 

Bastará con una nueva capa de pintura para que tu interior se vea una vez más renovado. Este es un consejo que puedes aplicar incluso con un presupuesto ajustado; pinta solamente una sección de la pared o una esquina, por ejemplo. Utiliza lo justo para llenar tu ambiente de buenas vibraciones y redescubre tu habitación bajo una luz totalmente nueva.

 

 

Repintado una de mis paredes

 

 

Somos partidarios del ocre o el azul pálido. También del verde tropical, el rojo ladrillo o el amarillo claro. Y ya que hablamos de traer el mundo exterior a nuestro interior, he aquí un color que te traerá un poco del sol que necesitas.

 

 

Ordenando mis trastos

 

 

Existe un momento en el cual recorres las tiendas y te ves rodeado de todo tipo de objetos atractivos. Y luego, está la hora de ordenar lo que tienes.

Piensa en aquello que quieres conservar o desechar; lo que puedes vender o lo que necesitas reparar. Aprovecha esta oportunidad para redescubrir objetos y da un poco de aire al interior de tu hogar respetando el principio de la economía circular: reutiliza. ¿No te parece maravilloso?

Deja atrás las piezas por docena, que solo sobrecargan tu decoración. Y aplica este mismo razonamiento con los muebles que ya no se ajustan a tus gustos o necesidades.

 

 

Creando mi propia decoración

 

 

Puede ser un lienzo nuevo, un espejo con detalles dorados en relieve, o una caja decorativa que decidiste transformar en un pequeño espacio para guardar tus objetos más preciados.

 

 

Creando mi propia decoración

 

 

O quizás descubras las innumerables posibilidades que tienes con un palé de madera… Agrégale unos cuantos accesorios y podrás convertirlo en un banco, una mesa de exterior o un soporte para tu pared decorada con plantas.

 

 

Renovando mis viejos muebles

 

 

¿Ordenar? ¡Hecho! ¿Crear nuevos objetos decorativos? ¡Sí!

Pero para replantearte la decoración interior también es necesario que reacondiciones tus antiguos muebles. Piensa, por ejemplo, en aquella vieja cómoda que necesitas renovar. O ese mueble para tu baño que compraste más por necesidad que por gusto.

O bien, esa consola en tu recibidor a la que parece que le falta algo…

Así que coge tapiz, pintura y barniz y rdale un estilo nuevo a aquello que antes no te convencía. Es una gran idea para retomar todos aquellos proyectos de «hágalo usted mismo» y para pasar una tarde llena de creatividad. ¿Qué más puedes pedir?

 

 

Cambiando la disposición de mis muebles

 

 

Cambiar tus muebles de sitio es una buena forma de transformar lo viejo en nuevo. Reorganiza esa mesa de comedor, gira el sofá para que apunte hacia las ventanas. Cambia la distribución de la habitación o agrega una cama muy divertida de tus niños.

Verás aquellos muebles que antes habías estado ignorando bajo una nueva luz. E incluso, a partir de ello, obtendrás toda una serie de nuevas ideas de decoración.

 

 

Adornando mis paredes

 

 

¿No te apetece repintar la pared? No hay problema. Puedes renovar tu decoración interior a través de muchas otras formas.

 

 

Decoración Beltrán, modelo EVOLUTION

 

 

Esta es tu oportunidad de revisar tus cajones y exponer ante tu familia e invitados aquellos objetos cuya gloria ha quedado en el pasado. Coloca un espejo por aquí, perchas de forja por allí. Unas plantas colgantes, dibujos de tus niños o un mapa del mundo sobre el cual sueñes con tu próximo viaje.

Estamos seguros de que entre tus cajones y armarios encontrarás todo lo necesario para improvisar tu propia exposición temporal… ¿O quizás permanente?

 

Creando un pequeño rincón para relajarme

 

Si bien el teletrabajo o el trabajo a tiempo parcial se presentan como una oportunidad para disponer de más tiempo, más vale que lo inviertas en tu bienestar.

Di hola a aquellos viejos libros abandonados entre las estanterías. O a aquella bufanda a medio tejer que prometiste terminarías el invierno pasado. Qué lástima, pero bueno, ¡consuélate porque estará lista para el siguiente otoño!

 

 

Creando un pequeño rincón para relajarme

 

 

Para poder relajarte y pasar un tiempo de tranquilidad, reserva un pequeño rincón que funcione como tu refugio en el interior. Te recomendamos los sillones mullidos y una iluminación suave pero eficiente. Mesas pequeñas y bien posicionadas con un espacio para guardar y ocultar aquello en lo que estés trabajando.

Colócate cerca de una ventana para disfrutar del sol. O cerca de la chimenea, donde el sonido de las llamas consumiéndose acompañará tu lectura de nuevos capítulos. ¡El placer está en las pequeñas cosas!