Un espacio exterior donde en el futuro disfrutarás de momentos de relajación y convivencia en compañía de tus familiares y amigos. Suena bien, pero, aún no te encuentras ni siquiera cerca de lograrlo. ¿Cuál es entonces el primer paso? La elección de los materiales para tus muebles de exterior que incluyen desde los más económicos a los más caros. O bien desde los más resistentes a los más vulnerables a los caprichos del clima.

Entre la lluvia, la nieve, las heladas, los rayos ultravioleta del sol o la oxidación provocada por la sal a orillas del mar… ¡Hay tantas situaciones por prever! Bien tengas un gran jardín, una terraza cubierta o un pequeño patio con una pérgola, con estos consejos te ayudaremos a elegir adecuadamente los materiales para muebles de exterior.

 

 

¿Materiales para muebles de exterior?

 

 

El metal

 

Su extraordinaria resistencia es sin duda la característica más exitosa de los muebles metálicos, tanto para el interior como el exterior. Capaz de soportar pesadas cargas sin deteriorarse, cuenta también con la ventaja de resistir los bruscos cambios de clima. Esto último siempre y cuando se les proporcione el mantenimiento adecuado o se adquieran piezas que hayan sido previamente tratadas.

Seas cual sea el caso, ¡ten por seguro que formarán parte de tu mobiliario durante bastante tiempo!

 

 

El aluminio

 

Utilizado solamente para el diseño moderno o como una estructura asociada a un bonito revestimiento de resina o ratán. El aluminio cuenta con una extraordinaria resistencia a la oxidación y esto lo convierte en un aliado perfecto para tus muebles de exterior. Puedes crear un ambiente lounge junto a la piscina o combinarlo con el mobiliario de exterior ideal para tu casa de campo junto al mar.

 

 

Los muebles de aluminio soportan con facilidad diferentes condiciones climáticas y hoy los encuentras disponibles en variedad de colores. El aluminio es un material que está presentes tanto en las estructuras de mesas exterior como en los coloridos asientos de sillas y sillones. ¿Y lo mejor de todo? Su peso es tan ligero que permite trasladar muebles de este material con facilidad, siéndote posible encontrarlos apilados o plegados para facilitar su almacenamiento.

 

¿Qué desventajas acarrea una mesa de exterior de aluminio?

 

Si bien su peso es muy práctico desde el punto de vista de su manipulación, también puede ser desafortunado pues es vulnerable al viento. Por lo tanto, si vives en una región regularmente expuesta a fuertes ráfagas de viento o cuentas con un presupuesto ajustado, lo mejor es que elijas otro tipo de material.

Por lo general, los precios para el aluminio oscilan entre 200 y más de 1000 euros, pero todo depende del modelo.

 

 

El acero

 

Sólidos, impermeables y resistentes a los golpes… ¡Los muebles de exterior de acero lo tienen todo para ser de tu agrado! Con peso aún mayor al aluminio te proporcionan una estabilidad y un tiempo de vida óptimo.

Sin embargo, para garantizar que duren los años prometidos, es necesario realizar un mantenimiento periódico. Un poco de agua con jabón suele ser suficiente, y en caso de que muestre indicios de oxidación, elimínalos rápidamente con aguarrás.

O, mejor aún, si está dentro de tus posibilidades deja que tus muebles de exterior pasen el invierno bajo una pérgola de techo cerrado, por ejemplo, o bajo una cubierta protectora similar a la que usas para proteger tu barbacoa.

 

 

La forja

 

Muy popular en la época de la preguerra, el estilo vintage se abre paso entre el mobiliario y con ello permite que los muebles de forja vuelvan a triunfar dentro del mercado.

Los diseños más modernos son menos pesados y se añaden a ello un mantenimiento específico para ayudar a los muebles a resistir los cambios de clima. En ello convergen nuestro interior y exterior hoy en día, pues ofrecen al mismo tiempo materiales resistentes y diseños de todo tipo que nos permiten ser la envidia de nuestros vecinos.

 

 

 

¿Su gran enemigo? El óxido, desgraciadamente. Conviene que estés pendiente a las primeras señales de su aparición para tomar medidas sencillas que eviten su propagación. Cuando la pintura empiece a desprenderse, es señal de que el óxido ya se ha instalado y se debe decapar. Con los cuidados adecuados te ahorrarás muchos problemas.

 

 

La madera

 

¿Y qué hay de la madera como material para muebles de exterior? Un indudable clásico, la madera te ofrece una mezcla de armonía y naturaleza, a la vez que una durabilidad perfecta. ¡Eso sí, debes realizarle con mantenimiento con regularidad, por supuesto!

Algo más vulnerable a los efectos de la humedad o de los ratos ultravioleta en comparación con el acero o el plástico. Pero no te preocupes, un aceite y los cuidados frecuentes que le proporciones te ayudarán a conservar su brillo pese al paso del tiempo. Un esfuerzo menos por un material para muebles de exterior que nos encanta y cuya apariencia puedes renovar a tu gusto cuando lo prefieras.

 

 

La teca

 

Exportada directamente desde Asia, y con un buen número de plantaciones repartidas entre la India, Laos y Birmania, la teca es una de las especies nobles más utilizadas hoy en día en la fabricación de muebles de interior y exterior. Su bonito color miel con reflejos cobrizos y su suave tacto lo convierten en un material imprescindible en muebles de alta gama. Pero no solamente eso.

 

 

 

Si está presente con regularidad en los marcos de nuestras casas o en los barcos es porque es un tipo de madera especialmente resistente a la humedad y a los insectos.

Una opción ideal para una exposición al aire libre de tu futura terraza de ensueño.

 

 

El roble

 

Te cuesta decidirte entre el roble y la teca, y lo entendemos. Sólida y de tacto suave, con un color ligeramente dorado, ambas especies te ofrecen confort y una calidad bastante equiparable. En cuanto a la resistencia en la intemperie, el roble, al igual que toda madera dura, resiste exitosamente.

 

 

El eucalipto

 

El eucalipto, también parte de la familia de madera dura, posee un grano brillante y agradable desde el punto de vista estético. Sin embargo, se diferencia de las otras especies por clasificarse dentro de una gama más baja, lo que lo hace aún más accesible en términos económicos.

 

 

El pino

 

Una de las formas más fáciles de reconocerlo es su tinte amarillo que a veces tienda al verde. Puedes dejar que adquiera con el tiempo un brillo plateado o puedes mantener su brillo con un tipo de mantenimiento específico. El pino se caracteriza por ser especialmente duradero, también forma parte de los muebles de gama básica.

 

 

La acacia

 

Si lo que estás buscando es la elegancia a un precio asequible, puede que te dejes convencer por la acacia como material para muebles de exterior. Su rápido crecimiento permite que sea posible ofrecerla a precios especialmente bajos, sin menoscabo de su practicidad y su resistencia a la humedad, los hongos o los insectos de la madera.

 

 

La madera

 

 

No olvides, sin embargo, que es una madera mucho más frágil que la teca, por ejemplo. Podrás disfrutar de ella por aproximadamente diez años.

 

 

El mantenimiento de la madera

 

En lo que al mantenimiento respecta, la madera es un material vivo que evoluciona con el tiempo. Suele tender a una tonalidad grisácea. Pero la mejor manera de conservarla es dejando que lo haga de forma natural y, sobre todo, evitando pintarla o acristalarla. Una vez que la pintura o el barniz se desprende, es necesario volver a pintar y cuanto más se use el mueble, más rápido se despintará. Utiliza algún producto como aceite mineral o especial para madera que se aplica cada 2 o 3 años, de acuerdo al estado del mueble.

 

 

El plástico

 

Menos duradero, menos elegante y, desde luego, un material para muebles de exterior poco respetuosos con el medio ambiente. El plástico suele compensar algunas de sus deficiencias con el hecho de que su precio mucho más asequible que el de la madera o el metal. También se aprecia su ligereza y su aspecto irrompible, que permite manipular el mobiliario sin necesidad de recurrir a la suavidad, o vivir con temor a hacerle daño.

 

 

El polipropileno

 

¿Tonos más discretos o completamente llamativos? Cualquiera es posible con el polipropileno en cuanto a formas y colores. Ligeros y de fácil mantenimiento, los muebles de exterior de este tipo de material son bastante vulnerables a las heladas o a los rayos UV que pueden alterar tanto su calidad como su color.

Una breve estancia a una caseta de jardín. Protegida de las condiciones exteriores, te permitirá disfrutar del invierno sin preocupaciones.

 

 

Polipropileno inyectado

 

El polipropileno inyectado consiste en expulsar las burbujas de aire del material, ya que generalmente son estas las que pueden debilitar el núcleo y hacerlo menos resistente. Esta innovadora tecnología ofrece una resistencia mucho mayor contra las heladas y una vida útil más larga.

 

 

¿Resina sintética o polipropileno?

 

La resina sintética, lisa, resistente y perfectamente impermeable, se distingue por su aspecto no poroso y homogéneo. Cuenta con una buena vida útil de varios años para los muebles de exterior elegidos en uno u otro de estos materiales.

 

 

¡Fibra sintética trenzada!

 

Aprovecha las ventajas de un material resistente y moderno sin renunciar al encanto natural del ratán… ¡Ahora es posible gracias a la aparición de la fibra sintética trenzada! Compuestos por una fibra de polietileno trenzada y tensada sobre una estructura de aluminio, los muebles de exterior diseñados de este modo se presentan en una amplia gama de formas y colores sin comprometer nunca ni tu comodidad ni la flexibilidad.

 

 

¡Fibra sintética trenzada!

 

 

¿Su punto más fuerte? Si hubiera que señalar solo uno, sería sin duda su resistencia a los cambios de clima, desde las inclemencias del tiempo al efecto del agua salada o clorada, así como otro tipo de sustancias presentes en la crema para sol.

Tu mesa de exterior, sillón o butaca de fibra sintética trenzada te acompañarán con elegancia durante muchos años y encajarán con discreción en gran variedad de ambientes diferentes  ¡y en futuras tendencias!

 

 

El ratán

 

Elegir el ratán como material para muebles de exterior implica elegir lo natural y lo exótico. Al igual que el bambú, el ratán es un material ecológico que procede directamente de las selvas asiáticas. Su ligereza y versatilidad, que permiten la creación de muebles con acabados naturales, convierten este material en una opción necesaria para el mobiliario de diseño actual, donde el desarrollo sostenible es fundamental.

 

 

 

Lo ideal es acompañar sus años con un tratamiento para prolongar su vida útil. Sin embargo, debes asegurarte de mantenerlo bajo techo cuando llueva, al igual que te recomendamos no exponerlo al sol durante demasiado tiempo. Los muebles de exterior de ratán son relativamente vulnerables a las distintas condiciones meteorológicas y agradecerán especialmente que se coloquen bajo una terraza o veranda cubierta.

Perfecto para un merecido descanso en un original balancín nido.

 

 

¿Y la piedra natural?

 

Por piedra natural, generalmente nos referimos a materiales para muebles de exterior como el mármol o el granito, que están especialmente de moda en este momento. Además de ofrecer un verdadero carácter a tu exterior, la piedra se cortará a medida y se asociará a una multitud de colores para dar vida a tu ambiente.

Mesas, barbacoas de piedra, cocinas de verano y otras piezas de mobiliario de jardín están ahora disponibles en este material, que es un gran éxito. Lo único es que, claro, requiere un mantenimiento regular. Unas suaves pinceladas y el uso de un producto suave evitarán la aparición de musgo y el cambio de color de su material.

 

¿Cuáles son los materiales para muebles de exterior que resisten al mal tiempo?

 

¿Y bien, qué eliges? Si buscas muebles de exterior que no le fallen en caso de lluvia frecuente, lo ideal es que elijas aluminio, acero o fibra óptica trenzada.

 

Resistiendo en la intemperie

 

Todo depende entonces del ambiente que estés buscando.

 

 

La tendencia multimaterial

 

¿Por qué conformarnos con un solo material para muebles de exterior cuando la posibilidad de combinar piezas únicas está justo ahí?

Sobrios, elegantes y decididamente contemporáneos, los muebles de exterior actuales combinan tableros de cristal, madera o piedra natural sobre armazones de aluminio que pueden o no estar recubiertos por fibra óptica trenzada. Los asientos también combinan de manera inteligente la madera, el metal o la resina. Y al mismo tiempo aprovechan los tejidos de la fibra sintética por su fácil cuidado y resistencia a los microorganismos.

 

 

 

 

Atrévete a mezclar los materiales para muebles de exterior. Las nuevas combinaciones te abrirán un horizonte mucho más amplio para la instalación de tus futuro mobiliario. Nuestro equipo está a tu entera disposición para guiarte hacia las opciones que mejor se adecúen a tus necesidades.